Todos, si bien, existen dos procedimientos para ello.

Si el deudor no tiene deudas de las denominadas “privilegiadas” ni créditos contra la masas, se exoneran todas las deudas mediante resolución judicial en el plazo de 18-24 meses. Es lo que hemos venido llamando «Exoneración Inmediata del Pasivo».

Si existieran deudas “privilegiadas” se exoneran todas las deudas, excepto los créditos de derecho público y por alimentos. Éstas deudas, solo se cancelarán una vez el concursado se someta al «Plan de Pagos de 5 Años» para el pago de dichas deudas. Una vez cumplidos esos 5 años, y de cumplirse las previsiones del art. 178 bis. 8, se exonerarán todas las deudas.

¿Cuáles son las previsiones del art. 178 bis. 8? Pues que el deudor hubiese destinado al cumplimiento de ese plan, al menos, la mitad de los ingresos percibidos durante el plazo de cinco años desde la concesión provisional del beneficio que no tuviesen la consideración de inembargables o la cuarta parte de dichos ingresos cuando concurriesen en el deudor las circunstancias de «especial vulnerabilidad» previstas en el artículo 3.1, letras a) y b), del Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, respecto a los ingresos de la unidad familiar y circunstancias familiares de especial vulnerabilidad.