La Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, en su artículo 178 bis y en el Título X (artículos 231 y siguientes) es muy clara. Es necesario que se den dos fases, si bien la obtención de un acuerdo de pagos evita que se inicie la segunda. Así:

a) El Acuerdo Extrajudicial de Pagos

Para aplicar los beneficios establecidos en la Ley de Segunda oportunidad, se requiere que el deudor haya intentado aprobar un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores.

Se trata de un sistema de mediación extrajudicial que se inicia a través de Notario (particulares y unidades familiares) o Registro Mercantil o Cámara de Comercio (particulares empresarios o autónomos).

Estos profesionales designarán un Mediador Concursal, cuya finalidad es mediar para reestructurar la deuda mediante la propuesta que, con el asesoramiento personalizado de su abogado, se presente a los acreedores.

Las propuestas de pago pueden incluir quitas (eliminación de parte de la deuda) y esperas (hasta un máximo de diez años).

Las negociaciones de este acuerdo extrajudicial de pagos tendrán una duración máxima de tres meses (dos en el caso de persona natural no empresario), si bien en la práctica desde que se inicia el procedimiento hasta que se cita a los acreedores a la reunión donde se estudiará la propuesta pueden pasar 2 meses más. Durante el proceso de negociación los acreedores no podrán iniciar o continuar procedimientos de ejecución judicial, y el deudor podrá pedir la cancelación de embargos sobre los bienes necesarios para su subsistencia.

Para que el acuerdo extrajudicial de pagos se considere aprobado, y vincule a todos los acreedores (salvo hipotecarios, que tienen carácter de «privilegiados») se requerirá el voto favorable entre el 60% y el 75% del pasivo.

Así lo establece la Ley de Segunda oportunidad.

Si el acuerdo extrajudicial de pagos no es aprobado, se iniciará la segunda fase para la obtención de la segunda oportunidad, es el llamado Concurso Consecutivo.

  • 75% Si la propuesta incluye esperas superiores a cinco años y quitas de más de un 25%.
  • 60% Si las quitas y esperas son inferiores a las citadas.

b) El Concurso Consecutivo

  • Si no se ha logrado alcanzar un acuerdo con sus acreedores (cuya responsabilidad será solamente de éstos), el Mediador Concursal presentará el «Concurso Consecutivo». Se iniciará ante el Juez del domicilio del deudor.La finalidad de esta fase procesal es:

    • Establecer que no ha habido mala fe en el endeudamiento del deudor (se considera que hay mala fe si, por ejemplo, hemos pedido un préstamos con la finalidad de adquirir un vehículo para trabajar y nos hemos gastado el dinero en un viaje de placer);

    • Liquidar el patrimonio del deudor, en caso de que exista, entre sus acreedores de manera ordenada;

    • Aprobar y comunicar a los acreedores la «Exoneración Inmediata del Pasivo», la cancelación de toda la deuda, siempre que se den los requisitos legales. De esta forma, los acreedores, que nos han estado llamando para reclamar su deuda de manera constante, tendrán una notificación judicial de que la deuda, después del intento de buena fe por pagar del deudor, se ha cancelado.